Manifiesto 25-N

 

Has hecho de nuestra mera existencia un acto de resistencia que, ahora, intentas sofocar. Pero la llama no se extingue, se aviva. Y además, se expande, se contagia.

Las mujeres ya no tenemos miedo, conocemos nuestra fuerza, nuestro poder, ese que nos alimenta y que nos hace invencibles.

La educación y la sororidad son nuestras armas, el amor nuestra bandera, no estamos solas, estamos todas, unidas caminando hacia la igualdad, la justicia y la libertad, que tú nos arrebataste nada más nacer.

No aceptamos tu violencia, el control que ejerces cada día a través de estereotipos, prejuicios, roles de género, falsas creencias y tradiciones que, silenciosamente, nos oprimen; nos ahogan, nos acomplejan, nos cosifican, nos acosan, nos discriminan, nos esclavizan, nos mutilan, nos violan. Nos arrancan la vida.

Rechazamos los privilegios, no los queremos, nadie los merece. Queremos compartir nuestra libertad, nuestro amor y nuestra vida sin despojar a nadie de la suya. Somos hermanas y hermanos, compañeras y compañeros. Personas diversas que aman la diferencia y que juntas, de la mano, combaten el miedo, que desde siglos domina y encarcela nuestras mentes y nuestros cuerpos.

Hemos empezado a destruir todas tus jaulas y vamos a coser nuestras alas rotas con la ayuda de todas y todos los que deseen tejer un mundo nuevo, donde el amor sea un lugar seguro, y las relaciones, sinónimo de respeto, cuidados, apoyo mutuo, libertad y tolerancia.

Por ti, por mí, por nosotras, por las que nacerán, por las que han sido asesinadas, por las que tienen miedo, por las que están y no están, por las que se creen invisibles, por las que luchan... Por todas y todos los que sufren tu violencia, porque a ti, PATRIARCADO, no te vamos a pasar ni una.

Nos queremos vivas, nos queremos libres.

Ni una menos.

 

Elaborado por las alumnas de 1º del Ciclo Superior de Promoción de la Igualdad de

Género del IES La Orotava-Manuel González Pérez